Un paseo entre árboles e historia.

Aunque al principio el Sol se hizo un poco de rogar, finalmente tuvimos una bonita tarde, y muy tranquila por cierto, alrededor de los jardines de Monforte en Valencia. Un sitio ideal para conocer y entablar amistad con la futura pareja de casados.

Del reportaje quedaron un buen número de fotografías que luego sirvieron para enmarcar y de regalo. Pero sobretodo quedó la confianza en mí como fotógrafo para que la frescura y naturalidad fluyera más adelante el día de la boda.