Un recuerdo para toda la vida.

David y Sandra se casaron en el huerto del Jardín de Azahares en Catarroja, un soleado día de Julio cuyos calores fueron, por fortuna, sofocados entre sombritas y tragos de fresca agua. Todo quedaba como “en casa”: novio con novia vivían a apenas un par de portales de diferencia el uno del otro, en la misma calle del el mismo pueblo, y además el Jardín de Azahares caía a poco más de 3 o 4 kilómetros de sus respectivos hogares. Aunque para hacer rodar un poco, que no se diga, el “cuenta-kilómetros” decidimos hacer la sesión de exteriores en la Ciudad de las Artes y las Ciencias de Valencia.

Lo curioso es que al principio, cuando nos conocimos, parecía que no estuvieran muy seguros de necesitar un gran reportaje. “Va a ser una boda muy sencilla” pensaban. ¡Todo lo contrario! Al final decidieron apostar por conservar un recuerdo para toda la vida, y menos mal: porque tuvieron una boda preciosa, muy divertida además, y un reportaje fotográfico que yo creo que se queda a la altura de las circunstancias.

Y para salirme un poco del guión, he pensado que en vez de resumir el día con una retahíla de fotos, me apetece esta vez hacerlo mediante un vídeo, que os comparto a continuación y que espero que también os guste.