Una buena fotografía es un recuerdo para toda la vida, y por ello una buena fotografía debe ser elegante, atemporal y natural: siempre rebosante de emoción y sentimiento. Que no caduque ni pase de moda, que se mantenga fresca a lo largo del tiempo y que los que en ella aparecen, sus protagonistas, se reconozcan plenamente cuando en ella se vean.

Esa es la premisa principal sobre la que se cimenta mi trabajo, que busca ofrecer un servicio selecto, minucioso y de rigurosa calidad a la altura de lo que hoy en día se exige a la fotografía.

Ofrezco servicios completos de reportaje social a un precio honesto y sin sorpresas ni letras pequeñas.

Creo en el trabajo personal (y personalizado) como clave para alcanzar la excelencia y mi filosofía es la del profesional “de proximidad”: que sabes que está ahí, siempre cerca, pero nunca encima. Que no “agobia”.

A la hora de retratar eventos no provoco posados ni situaciones forzadas sino que sencillamente “narro” el devenir de los hechos de modo artístico a través de los ojos de mi cámara.

Responsable y comprometido con mi trabajo, te agradezco de antemano haber dedicado tu tiempo a la lectura de esta presentación y espero contar con tu confianza a la hora de satisfacer cualquier necesidad fotográfica que puedas tener. Estarás en buenas manos.

firma-boli