La POSTBODA siempre es el mejor colofón para cualquier reportaje de boda.

Tranquilamente, a la vuelta de vuestra luna de miel, se escoge un día y se realiza una salida a cualquier escenario que tenga un significado especial para vosotros para sacar las fotos más creativas y artísticas posibles: sin los nervios ni las prisas del día de la boda. Luciendo vuestros trajes una vez más, quizás sea como una fiesta de despedida para ellos.

postboda-sara-juan-007

Si no tenéis ninguna preferencia, yo mismo os puedo recomendar algunos lugares donde las fotografías toman una dimensión más amplia: desde un paseo por el centro histórico, algún jardín, incluso algún paraje natural (playa, albufera, huertos…) o montaña. Conozco algunos “rincones” con encanto, muy fotogénicos. Podéis confiar en mí ;-)

Además, si os apetece, también hay espacio para esas fotos más divertidas y desenfadadas que harán que os echéis unas risas el día de mañana cuando las repaséis tranquilamente. Como no hay que mirar el reloj, vosotros seréis los que marquéis las pautas.

postboda-sara-juan-011

Finalmente os llevaréis todas las fotos de la sesión y, normalmente, también se pueden añadir al reportaje impreso… o incluso realizar un volumen aparte  con lo mejor de la sesión. Todo es posible.

A continuación podréis ver una serie de trabajos recientes o que he destacado como muestra.

Postboda de Mar y Pablo - Una postboda en Londres. Una pareja, cuando decide su postboda, puede optar por algo convencional, como un atardecer en la Albufera… precioso, pero quizá ya muy visto… entonces puede escoger un entorno diferente, o unir alguna de sus aficiones, para que
Postboda de Neus y Gabi - Un paseo a caballo a la orilla del mar. ¿Podría ser más de cuento de princesas? Un templado día de noviembre, el mar en calma, el sol brillante y toda la playa para disfrutar de un pequeño paseo a lomos
Postboda de Sara y Juan - Un paseo fotográfico por Valencia. Siempre recordaremos aquella mañana de finales octubre, entre otras cosas, por el frío que pasamos todos... gélida como pocas, una ola de frío siberiano en toda regla nos sorprendió a todos.