El recuerdo principal e ineludible, del día más importante y feliz de tu vida.

Durante la organización de un enlace matrimonial, se piensan y se deciden muchas cosas: se empieza escogiendo una fecha, buscando la iglesia (si acaso es una boda religiosa), localizando un salón de ceremonias y/o de banquetes…

La contratación de un fotógrafo debería ser el siguiente paso a realizar.

De todo lo que contratéis para el día de vuestra boda, la mayoría de los servicios tendrán su tiempo determinado: el coche nupcial volverá a cocheras, los menús se degustarán, el pelo se despeinará, el maquillaje se borrará, los trajes se guardarán, regresaréis de la luna de miel, las flores se marchitarán… pero una de las pocas cosas que perdurarán para siempre, aparte de los anillos y el propio compromiso matrimonial, será la MEMORIA de aquél día plasmada a través del reportaje fotográfico.

Es por ello no se debe descuidar la fotografía y ésta debe recaer en manos de un (verdadero) profesional que demuestre solvencia y pasión por su trabajo. Alguien para el cual la fotografía ya no sea una simple “afición” sino su modo de vida.

bodas-Juanvi Ramírez

Cuando recibo un encargo tan importante como el de fotografiar una boda, vuelco todos mis recursos creativos y tecnológicos para que el resultado sea lo mejor posible. Y no hay servicio que realice más a gusto que éste: sí, son muchas horas de trabajo el día del evento, a lo que luego hay que sumarle todavía muchas más horas de trabajo de “revelado” en el estudio delante de la pantalla. Pero las emociones tan positivas que se viven durante el enlace, tanto los protagonistas (como sus amigos/familiares) así como la ilusión que produce la entrega del producto hacen que el balance de tanto esfuerzo sea muy positivo… y un trabajo altamente gratificante.

No hay dos bodas iguales. Cada boda es diferente, cada boda es un reto. Eso es lo que más me motiva y lo que más me hace disfrutar como fotógrafo.

Mi estilo de trabajo trata de ser transparente: no fuerzo situaciones. Los posados sólo son eso, posados. Durante una boda fluyen las emociones por sí solas y lo mejor es retratar lo que acontece de una manera natural y huyendo de los artificios. Cuanto menos se note mi presencia, más naturales serán los resultados obtenidos. Personalmente diría que mi estilo está cercano al fotoperiodismo, del cual, si confías en él, te garantizo que te no te defraudarán sus resultados.

Aunque puedo programar una boda de manera modular, que se adapte a tus necesidades, considero que el servicio mínimo debe contener todo lo acontecido el día de la boda y todo debe ser entregado tanto en formato digital como en un libro o álbum impreso con la máxima calidad.

Esto supone:

  • Servicio completo el día de la boda:
    • Preparativos en casa del novio.
    • Preparativos en casa de la novia.
    • Ambiente previo.
    • Ceremonia.
    • Exteriores.
    • Banquete y tarta nupcial.
    • Baile y comienzo de la fiesta.
  • Copia digital de todas las fotografías realizadas, a tamaño original. Se entrega en una memoria USB.
  • Retoque de las mejores fotografías. Elegidas por los novios o por mi, personalmente, si así lo preferís.
  • Maquetación e impresión del reportaje de boda, en un libro o álbum de gran tamaño donde cada foto luzca como toca.

El complemento ideal de cualquier reportaje lo conforma la sesión de prebodapostboda. Pincha sobre cada elemento para obtener más información. Y si quieres más información sobre las tarifas básicas puedes echarle un vistazo a la página correspondiente en la sección de tarifas.

Y para finalizar, a continuación podréis ver una serie de trabajos recientes o que he destacado por ser parte de mis favoritos.

Puedes entrar en ellos y disfrutar también de las imágenes. ¡Espero que te gusten tanto como a mí!

[display-posts include_excerpt=”true” image_size=”medium” category=”bodas” wrapper=”div”]